miércoles, 12 de agosto de 2009





Queridas chicas, siguiendo un poco con el tema del post anterior, os contaremos nuestra experiencia en la “romántica Verona”, si en la Basílica de san Antonio de Padua lo que denominé “merchandising del amor” es patente, en Verona, nos encontramos con una ciudad que enfoca su turismo hacia el romanticismo, lo cual, si viajas con una amiga y no con tu pareja, llega un momento en el que cansa. Lo curioso de Verona, es que a pesar de ser una ciudad muy bonita y coqueta, no es objetivamente más romántica de lo que pueda serlo Bolonia, Bérgamo, o Siena, pero allí han creado una atmósfera artificial del amor y el romanticismo.


Digo lo de artificial, porque el romanticismo de Verona, gira como imaginareis entorno a la historia de Romeo Julieta, historia de trágico final conocido por todos, pero ideal para algunos de un amor puro. Pues bien Allí en Verona te encuentras con que son atracciones turísticas la Casa de Julieta y la Casa de Romeo. Todo muy interesante sino fuese por la falsedad manifiesta de dichas estancias, ¿se le olvida a la gente que Romeo y Julieta nunca existieron? Es más ni siquiera tengo seguridad de que William Shakespeare, llegase a pisar alguna vez tierras Veronesas.


Bien, pues la que aquí suscribe y su compañera de fatigas, como nos sacamos una tarjeta de un


día para ver los monumentos veroneses, decidimos amortizar la entrada y fuimos a visitar la “falsa casa de Julieta”, ciertamente está en un patio encantador, el que una Julieta de bronce aparece con su pecho derecho especialmente brillante, debido a que según parece trae buena suerte tocarle la glándula mamaria a la efigie. Nosotras, como no podía ser menos, se la tocamos e inmortalizamos el momento para la posteridad. Tras eso subimos a la casa donde nos fotografiamos en el falso balcón donde Julieta esperaba a su Romeo. El resto de la casa es un despropósito inimaginable, merece la pena verlo si quiera para contarlo y reírte, en una planta hay una falsa cama donde se supone que yacían los amantes, pero lo peor de todo, es algo que creo que roza el mal gusto, tienen (aporto fotografía) a dos esqueletos realizando un (como no, falso) coito, en la casta postura del misionero.


En fin, Verona, una ciudad bonita, pero que en mi opinión explota demasiado el mito de Romeo y Julieta, pero oye si a la gente le gusta y al final pica, pues nos dan lo que parece que queremos.
Para las románticas empalagosas, os diré que recientemente el Ayuntamiento de Verona oferta por el módico precio de 1000€ casarte en el Falso Balcón de Julieta.


Os dejo también una foto de un cartel promocional de Verona, que traducido sería algo así como “ Si amas a alguien llevatelo a Verona”
Nada chicas, vosotras mismas.


E.M

1 comentario:

  1. Al cartelito rojo yo añadiría
    "Se odia qualcuno, portalo a la merda"

    ResponderEliminar