viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ AÑO NUEVO

'>

YA QUEDA POCO PARA QUE EL AÑO ACABE Y EMPIECE UNO NUEVO; ATRÁS QUEDAN 365 DÍAS LLENOS DE COSAS BUENAS Y MALAS. AHORA LLEGAN OTROS TRESCIENTOS Y PICO DÍAS LLENOS DE NUEVOS PROPÓSITOS E ILUSIONES Y DE ESPERANZA DE QUE EL NUEVO AÑO SERÁ MEJOR.


FELIZ Y PRÓSPERO AÑO NUEVO A TOD@S.

martes, 16 de noviembre de 2010

¿ES QUE LA GENTE NO SE MIRA AL VESTIRSE EN UN ESPEJO ANTES DE SALIR A LA CALLE?

Hay veces que vas paseando por la calle o simplemente cuando estás parado en un semáforo y te pones a observar a la gente que va caminando, y ves a cada uno y no me refiero a los distintos estilos de personas (góticos, rockeros, pijos divine,…) simplemente personas que parecen no tener un “sentido de la estética apañado” (no hace falta ser Naty Abascal, Isabel Preyler, Paloma Cuevas o Rania de Jordania). No con ello quiero ni pretendo hacer una apología del buen vestir, el saber estar o las buenas maneras (cada uno es como es y debe tratar de ser consecuente con lo que piensa) y seguramente yo misma en algún momento de mi vida me habré vestido como un adefesio (que tire la primera piedra quien esté libre de pecados, ¿no?) pero aún así . . . . Aarrrggghhhh ¿por qué la gente no se mira en un espejo cómo va vestida antes de salir a la calle? Si te miras al espejo para maquillarte, afeitarte, peinarte, y un largo etc. porqué no lo haces cuando te vistes.


Otra de las cosas que me planteo es ¿qué tiene la gente en sus casas? Un espejo como el de la malvada bruja del cuento de Blancanieves, un espejo guay de la sala de los espejos de los parques de atracciones o unos amigos que te ven bien aunque no los estés (más vale tenerlos como enemigos)? ¿QUÉ ES? Siempre digo que no hay nadie mejor que uno mismo para conocerse y saber qué es lo que te sienta bien de ropa o no.

Vale que la publicidad, la tv, los medios de comunicación en general te plantean “ciertos modelos a seguir” (algunos de ellos por no decir la mayoría totalmente antiestéticos) que pueden llegar a obsesionar a la gente pero aún así me resisto a ver cómo la gente se viste o quiere dar una imagen de lo que no es ¿tan poco se valora la gente?, ¿tan poca autoestima tiene que necesita imitar algo que no tiene nada que ver consigo mismo?.

FUERA COMPLEJOS, FUERA INSEGURIDADES. HAY QUE VALORARSE, HAY QUE QUERERSE. Y COMO DIJO NO SE QUIÉN: “LA CARIDAD EMPIEZA POR UNO MISMO”.
Y si uno no se quiere, se trata bien, se cuida, y porqué no decirse que se está bien,...nadie lo va a hacer.




C.A.C.

domingo, 14 de noviembre de 2010

CONVIVIR O NO CONVIVIR



CONVIVIR O NO CONVIVIR


Conozco a una pareja que son novios desde hace unos años, uno de esos curiosos casos de compañeros del colegio que se reencuentran años más tarde, ya adultos, y se enamoran.

Cenando con ellos, en el momento de las copas, entraron en un debate personal entre ellos (por no decir discusión) en el que nos planteaban a mi pareja y a mí el punto de inflexión al que habían llegado. Y si no nos lo planteaban, es lo mismo, comenzaron la dialéctica sin acordarse de que estábamos ahí, probablemente, como desahogo o vía de escape, una petición involuntaria de auxilio para salir de su bucle infinito sin conclusión.

Ambos desean casarse (el uno con el otro, por ahora) pero mientras que él quiere iniciar una convivencia previa al matrimonio, ella está firmemente convencida de que no precisa esa convivencia, está muy segura de sus sentimientos y de que ningún problema rutinario ocasionado por la vida en común bajo el mismo techo un día tras otro, le haría romper el matrimonio, además de que por sus convicciones religiosas y sus costumbres familiares, tiene la ilusión de realizar ese cambio de vida ante Dios y su familia, marcar ese cambio en su interior a partir del sacramento del Matrimonio.

Nosotros no queríamos ser consejeros, pero es evidente que dada nuestra situación, dábamos fe sin erratas de que la convivencia está genial, ayuda a conocerse realmente, otorga momentos de felicidad y también brinda ocasiones de discordia que alcanzan el surrealismo extremo.

Yo opino (y así se lo dije) que la convivencia previa puede ahorrar muchos disgustos en el futuro, desde luego, y está claro que uno va al cura a dar el "si quiero" sabiendo ya lo que lleva al lado, se supone. Pero eso no es garantía de éxito tras la boda, pues a fin de cuentas, el éxito o el fracaso de la vida tras el enlace matrimonial no depende tanto de lo vivido anteriormente como de la evolución de las dos personas en su fuero interno. Lo que hoy es una verdad absoluta para uno mismo, dentro de un año o de cinco, puede ser un pilar derribado por la experiencia vital, el desengaño o simplemente el cambio de valores, de cánones, la edad, las influencias exteriores, cambios de lugar, interacción con nuevas personas….

También opino que una persona con las fuertes convicciones que tiene esta chica, probablemente tendrá una percepción de las relaciones de pareja en la cual pesa más el compromiso, la búsqueda de la unión familiar, la vida acorde con sus creencias católicas y la armonía con las opiniones de sus padres, que también tienen que ver en el asunto (faltaría más, ya se notaba).

La cuestión es que, según él, al final es "el hombre el que tiene que terminar cediendo". Y digo yo "si te casas porque sientes que estás cediendo, no te cases", pero claro, no se lo podía decir así. Y tampoco podía decirle a ella "prueba la convivencia, que de verdad no se pierde la ilusión por casarse" (en fin, esto de la ilusión por casarse depende ya de cada una, jejeje, a mí ya me conocéis: vestido blanco y vals ¡vade retro!).

Al final se marcharon y no llegamos a ninguna conclusión, pero nos quedamos con mal cuerpo, porque parece que ninguno se baja de la burra: él sin convivencia previa no se casa y ella si convive pierde la ilusión por casarse porque su meta es hacerlo conforme a sus convicciones y lo que desde niña había querido.

Estoy convencida de que algunas personas no llegarían a casarse si convivieran antes con sus parejas y de que muchos que después se casan, lo hacen porque se les ha echado el tiempo encima y les "toca". Pero también estoy convencida de que aún viendo que la convivencia no es del todo armoniosa, mucha gente se casa pensando que eso cambiará, pero al final, no es así. Y también conozco parejas que se han casado sin convivir antes, porque así lo han deseado y que luego siguen siendo felices a pesar de descubrir nuevas cosas que no les agradan.

Creo que los principios y valores fundamentales de la otra persona se ven claramente sin necesidad de vivir bajo el mismo techo, que la convivencia lo que te revela es el carácter más carnal y humano de tu compañero/a, sus costumbres por así decirlo fisiológicas, horarios, manías, etc.…. Te sorprendes para bien y para mal y sobre todo, descubres que hay mucho, mucho que dar, mucho que hablar y que intentar comprender, muchas cosas que agradecer y otras que tolerar, es un contínuo conocimiento de uno mismo, que nunca se termina.

Pero tiene también algo de apuesta, porque uno no puede predecir cómo van a variar la mente y el corazón de la otra persona o el de uno mismo. Aunque también está claro que si ambas personas desean ser felices el uno con el otro, buscarán la forma juntos de darse lo que necesitan, de llegar a los puntos de encuentro en cada fase de la vida y de sopesar lo que realmente importa cuando los años pasan y el tiempo vuela.

Mi mejor conclusión por el momento, viendo cómo lo pasan otras parejas, cómo lo he pasado y lo estoy pasando ahora es que para ser feliz hay que: quererse y aceptarse a uno mismo, querer y aceptar a la otra persona tal y como es (y si no puedes quererla y aceptarla como es, no sigas adelante), dialogarlo todo aunque cueste la misma vida y tachar de tu diccionario las palabras, tan difíciles de eliminar "egoísmo", "orgullo" y "mentiras".

Me apetecía compartir esta anécdota y, de paso, ejercitarme un poquito para retomar mi participación en el blog.


Adriana

martes, 28 de septiembre de 2010

PARA MIS AMIGAS

Una mujer estaba sentada en un sofá, tomando té helado con su Madre.
Mientras hablaban de la vida, el matrimonio, de las responsabilidades y de
las obligaciones de la edad adulta, la madre hizo sonar los cubos de hielo
en su vaso fuertemente y luego miro fijamente a su hija.
'Nunca te olvides de tus amigas' le advirtió, dando vueltas a las hojas de
té en el fondo de su vaso.
'Ellas se volverán cada vez más importantes con el paso del tiempo.
No importa cuánto ames a tu esposo, no importa cuánto ames a los hijos
que tengas, vas a necesitarlas.
Recuerda salir con ellas siempre, hacer cosas con ellas siempre.
Recuerda que cuando hablo de tus amigas me refiero a TODAS las mujeres
... tus amigas, tus hijas, y todas las otras mujeres que estén ligadas a ti.
Las vas a necesitar. Las mujeres siempre las necesitamos.'

Ella escuchó a su madre. Mantuvo contacto con sus amigas
y cada vez tuvo más amigas con el paso de los años.
Conforme estos fueron pasando, uno tras otro, ella fue entendiendo,
gradualmente, a lo que su Madre se refería.
Conforme el tiempo y la naturaleza presentan sus cambios y sus misterios en la
vida de una mujer, tus verdaderas amigas siempre permanecen.

Después de mis 40 años de vivir en este mundo, esto es lo que he aprendido:
El tiempo pasa.
La vida ocurre.
Las distancias separan.
Los hijos crecen.
Los trabajos van y vienen.
La pasión disminuye.
Los hombres no siempre hacen lo que se supone que deberían hacer.
El corazón se rompe.
Los padres mueren.
Los colegas olvidan los favores recibidos.
Las carreras o profesiones llegan a su fin.
PERO.......... Tus amigas siempre están ahí, no importa cuánto tiempo
y cuantas millas haya entre ustedes.
Una amiga nunca está demasiado lejos para llegar a ella cuando la necesitas.
Cuando tienes que caminar por un valle solitario y tengas que hacerlo por ti
misma, las mujeres de tu vida, estarán alrededor del valle, alentándote,
orando por ti, empujándote, interviniendo por ti, y esperándote con los
brazos abiertos al final del camino.
Algunas veces, incluso romperán las reglas y caminarán a tu lado ...
O vendrán y te llevaran cargada.
Amigas, hijas, abuelas, madres, hermanas, suegras, nueras, cuñadas
nietas, tías, primas, sobrinas: son una bendición en la vida!
Cada día, seguimos necesitándolas.

viernes, 30 de julio de 2010

Que les den

Muchos periodistas que conozco querían "perseguir la verdad" cuando eran muy jóvenes pero, desde entonces, y hasta el día de hoy, no les he visto acometer un solo acto sincero ni venir de frente, al menos, en lo que a mí se refiere.

También querían desarrollar una "profesión creativa", pero sus actos y su forma de relacionarse para obtener los resultados deseados no distan, en muchos casos, de los de un comercial.

Por último, viajeros incansables, ciudadanos del mundo, soñaban con corresponsalías de guerra en países de Oriente Medio, pero la mayor parte sólo se mudó a Inglaterra para aprender el idioma, y lo hicieron por un trimestre, como mucho (otros a Holanda a fumar canutos, y lo hicieron por un curso académico entero).

En conclusión, supongo que todos esos egos que se consideraban distinguidos por sus ansias de "comunicar", estarán más que contentos de tener Facebook, Tuenti y demás redes sociales, además de los blogs personales, para expresar su yo interior.

La gracia del asunto es que... ¿a quién le importa ahora lo especiales que fueron, son, o serán?







lunes, 26 de julio de 2010

No hay que pensar tanto

"¡Párate a pensar un poco! Las cosas no se deben hacer en caliente". Con estas frases se han evitado verdaderos desastres, pero también se han truncado brillantes y fugaces decisiones que prometían un dichoso porvenir.

En la vida hay millones de matices que son los que la hacen complicada y enrevesada, y para deshacer algunos nudos del entramado de decisiones que hemos de tomar, unas veces debemos pararnos y mirar qué hay dentro de nosotros, y otras, ignorarnos deliberadamente. O al menos, pasar de ese "yo" nuestro que es el que nos frena en el nombre del Sentido Común.

La única forma de salir de un círculo vicioso es romper uno de los miedos que lo conforman y, si no se sabe cómo afrontarlo, no hay que pensar demasiado en ello y jugártela, a pesar de que los demás, probablemente, se lleven las manos a la cabeza y te pidan millones de respuestas que no puedes contestar aunque quisieras, por aquello de que no eres adivino y tendrás que averiguarlo sobre la marcha.

He visto un magnífico resultado en una decisión de una persona que, queriéndola tomar, no podía, y que aprovechando un momento, precisamente, en caliente (no en el sentido sexual, para los malpensados), ha puesto pies en pared, se ha armado de valor para sufrir por las consecuencias, y al final solo ha obtenido beneficios que ni ella misma podía imaginar.

Para concluir, solo digo que, a veces, no hay que tener tanto miedo y dar pasitos hacia delante, aunque existan riesgos. Mientras otras personas no dependan directamente de nosotros y se puedan ver afectadas, como por ejemplo quien tenga hijos, siempre podremos permitirnos ese lujo.




domingo, 25 de julio de 2010

Cuestión de tacto II

Cuando alguien deposita su confianza en mí me siento muy halagada. Si alguien me pide ayuda trato de brindársela. Me gusta que las personas que me rodean puedan beneficiarse de los éxitos que yo consiga. Trato de ser respetuosa con los demás y no decir cosas que yo sepa que pueden ofenderles. Intento, en la medida de lo posible, tratar a quienes me rodean como me gustaría que me trataran a mí. Pero la gente, muchas veces, ni siquiera se plantea este asunto. Y entonces yo sufro, porque los miramientos me roban una energía que me gustaría ver recompensada de alguna manera, o al menos, que no caigan en saco roto.

Fijaos en algo tan sencillo: Estoy enfadada porque no he recibido un par de llamadas o e-mails de vuelta que esperaba. Todos iniciados por mí. Un mensaje, por ejemplo, para preguntar a una persona que me tiene muy preocupada si estaba bien, con la opción de, si no quería hablar, que me diera un toque, y así quedarme tranquila. Pero no, nunca llegó, y encima la he visto esta misma tarde y me consta que estaba mucho mejor de lo que yo hubiera esperado.

Resumiendo, estoy jodida porque, consciente o inconscientemente, estas personas de las que hablo no han sido ni para dedicarme un minuto escribiendo un mensaje o dándo un toquecito al móvil. Ni siquiera se han inventado una excusita para decirme algo. No... Se han saltado las normas del decoro (supongo que tendrán mil explicaciones que a mí me resultan inútiles), y, otorgando un valor de cero a mi interés por ellas, me han molestado. Y lo peor es que no le dan importancia.

Y eso hace que me sienta como una gilipollas y se me quiten las ganas de ayudar a nadie a resolver nada.

¿Soy quisquillosa e infantil? No lo sé... Pero en estos momentos ME DA IGUAL.




















sábado, 24 de julio de 2010

Diferentes puntos de vista

Hoy he pasado el día en compañía de mis tres amigas de la infancia, nos vemos muy de vez en cuando las cuatro a la vez, pero todas sabemos que estamos ahí para cuando haga falta, y la falta de roce no merma ni el cariño ni la confianza.
No obstante entre nosotras hay distintas vidas, cada una lleva una diferente a la de las demás, quizás la que marca más la distancia soy yo, la única soltera del grupo, las demas, casadas, viven en pareja y afrontan su cotidaniedad de manera distinta, a mi se me antoja que mi situación les despierta cierta curiosidad .,, desconocen la soltería en la treintena, ya la vez las hace sentirse felices de no estar en mi situación, sino felizmente casadas.

Cómo la única soltera del grupo, la pregunta sobre novedades en mi situación sentimental resulta inevitable ... en esta ocasión les hablo de mi cita de la semana pasada, de las impresiones causadas, posibles perspectivas, dudas, etc ...
Son mis amigas, y por tanto les cuento las cosas que me han llamado la atención del chico en cuestión, a parte de los comentarios obvios sobre su atractivo, comento que me parece un chico inteligente, cultivado, y con una manera de expresarse y narrativa que me han cautivado .... "los maridos" al otro lado de la mesa, aunque fingen estar en sus cosas, según parece, andan pendientes de mis comentarios, y uno de ellos haciéndose el gracioso, me dice que debo buscar a tios más normales, que para qué quiero a un tio culto e inteligente o que sepa escribir ... mi respuesta, "entonces que necesito uno ¿como vosotros?" Aunque todo ello se habla en un ambiente de broma, no dudo de la sinceridad de su comentario, y yo me arrepiento de mi comentario, en esta mesa los hay con más o menos estudios, y con diferentes intereses culturales.

A mi me han gustado personas con mayor y menor nivel cultural, sus conocimientos o desconocimientos no las han convertido en mejores personas (eso ha resultado evidente), pero para mi, la inquietud, la curiosidad, la cultura y porqué no, la forma de expresarse, me resultan atractivas.

¿Podría ser más feliz con alguien que no me estimule intelectualmente? Ufff no lo se ... ¿soy cada vez más selectiva, debiendo serlo al contrario? No lo sé ... en cualquier caso las personas te atraen por diferentes motivos, y ninguno de ellos garantizan ni la felicidad, ni la continuidad, ni el amor ..., así que yo seguiré sintiendóme atraida por lo que en cada momento me atraiga, sin tener que justificar mis gustos con nadie salvo conmigo misma, al fin y al cabo, la que acierta o se equivoca (sobres todo ésto último) siempre soy yo.

viernes, 23 de julio de 2010

PROLEGÓMENOS...

17:00 llamada para confirmar la cita,tiene lio en el trabajo y la retrasamos a las 22:00, a mi me viene mejor, así me da tiempo de arreglarme con más calma. Llego a la casa a las 20:00, ducha rápida y comenzamos la pasarela ... llevo con dos vestidos en mente desde hace dos días, pero ahora el email de una amiga sugiriendome un vestido azul de corte asimétrico me hace dudar ... me pruebo cada uno un par de veces ... los tres cumplen mas o menos con los requisitos de ser a la vez elegante-casual, sexy-recatado, natural-impresionante.Finalmente me decido por el que creo me hace más delgada ... ante la duda ... el que más estilice... el azul en este caso.
Bueno ya tengo el vestido, ahora el maquillaje, "primer" en los párpados para que aguante la sombra, iluminador, sombra de ojos azul eléctrico (que he descubierto que me favorece mucho!!!), solo hasta un poquito más arriba de la "cuenca" del ojo, no hay que marcar demasiado, ya que he elegido un color fuerte ... lápiz de ojos azul "navy", rimel efecto pestañas postizas, ... base de maquillaje, colorete, perfilador y barra de labios... ummmm no estoy quedando mal del todo .... me veo... me veo...

Me pongo los zapatos .... perfume!!!! para seducirlo con mi aroma cuando nos demos los dos besos de rigor. La elección no plantea dudas, mi perfume favorito, regalado por mis chicas favoritas ... no puede fallar...

Último repaso al pelo... algún tocado? me pruebo alguno ... no, mejor natural... sin nada.

Nerviosa, con ese gusanillo en el estómago que dan esas primeras citas con alguien que crees que te puede gustar, salgo de casa ... me monto en coche, se enciende la radio y escucho cómo en ese momento suena "I gotta feeling, that tonight's gonna be a good night..." así que mi buen rollo va en aumento camino de la cita ... luego reparo en el significado de la letra y pienso que es una señal de que esta va a ser una buena noche...

jueves, 22 de julio de 2010

Comprar regalos me estresa

Esta mañana me he pasado una hora y media buscando un regalo y me he venido con las manos vacías. Como dice una amiga nuestra, desde luego es mucho más fácil comprarle algo a aquellas personas con las que no tienes relación, que un presente especial para alguien a quien quieres.

Veréis, la persona en cuestión es mi prima P, alguien alguien a quiero mucho y a quien este año, por circunstancias mías, me apetecía comprarle un detallito más currado.

Pero cuando me he enfrentado a lo que más sé que le gusta del mundo, que es la ropa, casi me vuelvo majara, porque tenía tres problemas principales:

1. Lo que me gustaba era lo más caro (y no tenía presupuesto)
2. Lo que estaba a mi alcance económico me parecía poco y feo.
3. No sé qué talla usa.

Así que, armada de prendas que me gustaban más, y otras menos, todo hay que decirlo, me he metido en el probador. Y el resultado quedó así:

a)La única prenda que me gustaba, que estaba bien de precio, y que pensaba que podía quedarle bien, estaba defectuosa (se podía arreglar, pero no quiero regalar algo roto)
b)La prenda más cara (que ya estaba dispuesta a comprar, a pesar de mi presupuesto), quedaba horrible.
c) Las prendas intermedias eran sosas, no decían nada, y aun siendo baratas eran caras para ser tan traperas.

Por tanto, abandoné la tienda y me fui... ¡A la FNAC! Ahí podría comprarle un libro.

Y cuando ya tenía ante mí varios de una autora que a mí me gusta (pensando eso de "voy a regalarle lo que me gustaría que me regalaran a mí"), me asaltaron las dudas:
1. ¿Y si lo ha leído?
2. ¿Y si a ella no le gusta esto?
3. Y lo peor: ¿Y si extrapola ciertos problemillas que ha tenido y se piensa que le va a pasar lo mismo que a las protas de los libros?

Total, que después de dar vueltas y mirar otros tantos vestidos, bolsos, e inclusive, zapatos, me he sincerado con ella y le he dicho, "Prima, te quería comprar un regalo pero todo me parecía una mierda, así que no sé qué te voy a regalar por tu cumple".

Y ella, que es una persona muy salada, solo ha respondido con "No quiero que me regales nada, pero quédate a comer por aquí conmigo, que tengo ganas de charlar".

Y así hemos zanjado el tema.

Eso no quita para que yo le compre el regalito y se lo lleve el día que celebre su cumple, pero al menos hoy, que era el día conmemorativo y real de su nacimiento, he podido hacer algo con ella.






martes, 13 de julio de 2010

¡¡¡¡TOD@S CON LA ROJA!!!!


El 11 de Julio de 2010 es ya un día histórico en el deporte español, España ha ganado su primer mundial, golazo de Iniesta a 4 minutos del final de la prórroga nos convirtió en LOS CAMPEONES. España dejó atrás, con su victoria sobre Holanda, ochenta años de historia para convertirse en el equipo Campeón del Mundial.

En una final ante una Holanda que repartió de lo lindo y un pésimo arbitraje, tuvieron que sufrir pero mereció la pena, el SUEÑO "dejó de serlo" para convertirse en realidad. Grande Iniesta, Grande Íker, Grande Vicente del Bosque, GRANDES LA SELECCIÓN AL COMPLETO, miles de emociones, miles de sensaciones, alegría desbordante, orgullo, agradecimiento, FESTEJAR CON LOS CAMPEONES LA VICTORIA.

Las lágrimas que al final del partido inundaron el rostro del capitán Iker Casillas reflejaron la emoción de todo un país que durante un mes vivió pendiente de su selección hasta contemplar el éxito más deseado del deporte español, la Copa del Mundo de Fútbol.
España ganó a pesar del arbitro y el duro juego holandés a base de patadas y entradas muy difíciles de encajar.

"NO SÓLO ES GANAR SINO COMO SE GANA" .
C. A. C.

sábado, 19 de junio de 2010

Sudar la camiseta

Adoro hacer deporte. Últimamente se ha convertido en mi actividad principal y en el motor que me anima cada día. Estoy totalmente enganchada a esa sensación de llegar a casa y saber que has trabajado duro por sacar lo mejor de tu cuerpo, y cuando se trata de juegos en grupo, también de tu mente, por aquéllo de la estrategia.

Este interés mío por la actividad física ha conllevado, además, a que me interese más este año por el mundial de fútbol. Y de repente me parece muy bonita la idea de que cada país tenga su selección además de miles de aficionados que siguen sus pasos en estos enfrentamientos. Claro que también está la otra cara de la moneda, como por ejemplo los somalís, a quienes, según una noticia publicada en El País, un grupo de islamistas radicales les ha prohibido ver el fútbol so pena de latigazos e incluso la muerte. Pero no quiero centrarme en estas locuras tan tristes.

Mi intención es hacer una pequeña oda al deporte, sea cual sea, y a dar mi enhorabuena a aquellos que se esfuerzan, a pequeña escala, por mejorar su condición física día a día, ya sea corriendo más minutos en la cinta, levantando más pesas, o tratando de devolver las pelotas que vienen complicadas en la pista de pádel. En resumen, a aquellos que han encontrado en esta actividad una vía de escape al estrés, al mal humor, y a crear tensiones inútiles entre sus allegados.



lunes, 14 de junio de 2010

Bagaje sentimental.


Hace poco vi un capítulo de una de mis comedias favoritas (Cómo conocí a vuestra madre), y en él, el protagonista un chico de mi edad (su personaje es del 78, como yo) hablaba de que a los 20 años, las citas son fáciles y sencillas, pero que a los 30, todos arrastramos un pasado sentimiental, o mejor dicho una "carga sentimental". En la serie resultaba simpático y descriptivo ver como en distintas citas con diferentes chicas al hablar dejaban ver su "carga personal", su bagaje, y dicha carga era representada en forma de maleta o baul de grandes dimensiones, como el equipaje que cada uno arrastra muy a su pesar (ahí me di cuenta del más que posible origen compartido entre "bagaje" y "baggage").


El protagonista, iba de esta forma desechando chicas, creyendo que él estaba limpio y libre de cargas, hasta que se dio cuenta que no, que le habían roto el corazón de diferentes maneras y que algunas de aquellas rupturas le habían generado un "equipaje" con el que debía cargar.


Mi reflexión es que efectivamente pasada la cifra redonda de los 30 (algunos antes) el que más y el que menos tenemos unos "bártulos sentimentales" que vamos arrastrando, y hay que tratar de conseguir desembarazarnos del mayor número de ellos.

Hay algunos a los que resulta más complicado darles la patada, porque nos marcan más, así por ejemplo, si te han engañado, si te han plantado antes de la boda, o te han hecho sabe Dios que despropósito, por muchos que lo intentes, esa maleta siempre te acompañará. Lo más practico es asumirla y aprender a convivir con ella, ponerle unas ruedas, un mango largo y arrastrarla lo más cómodamente posible... quien sabe, a lo mejor dentro de 10 años cuando esté desgastada eres capaz de dejarla abandonada en cualquier esquina.


Pero claro, nadie está libre de carga, si llega un día que conoces a alguien que te interesa, al poco descubriras su equipaje y tendrás que valorar si serás capaz de sobrellevarlo, porque supongo que habrá equipajes... y equipajes...


Lo que sí chicas, tengamos cuidado y no pretendamos arrastrar en nuestro equipaje a "pamplinas" que no llegaron ni a la categoría de "bolso de viaje", que ya bastante tenemos con lo que llevamos cada una.


Besitos.


E.M.

jueves, 27 de mayo de 2010

REACCIÓN

Ella quiere pensar que no le afecta, pero si lo hace, cuando la ve, su cuerpo reacciona de una manera física, algo dentro de ella se encoge súbitamente, no sabe si el corazón, el estómago o las entrañas, a la vez su espalda y sus hombros se yerguen, su barbilla se alza levemente, hace una inspiración profunda y no lo siente, pero seguro que sus pupilas se dilatarán por una milésima de segundo.

Es curioso, pero cree que esa misma reacción física se reproduce cuando una noche de sábado cruza su mirada con el chico que le gusta. Parece que el cuerpo delata los mismo gestos en los casos de atracción y excitación, y en los casos de disgusto y decepción.

Ella le recuerda momentos de dolor, de traición, de hundimiento, pero también le recuerda momentos de superación, de alivio, de fuerza. Es contradictorio, su aspiración es que verla le provocara indiferencia, pero ese momento no ha llegado, y por como se conoce a si misma, sabe que ese momento nunca llegará, lo asume, pero le disgusta, no le gusta otorgarle ese poder a una persona sobre ella, y ella tiene el poder de traer a su mente recuerdos que le gustaría haber erradicado de su mente.

Cuando lo ve a él es diferente, los sentimientos se cruzan, le recuerda lo malo, pero también le recuerda muchas cosas buenas, un amor intenso, sin barreras, real, comprometido, él fue el centro de su universo y ella sabe que fue el centro del suyo, Ambos fueron su estrella y su planeta girando alrededor. Tanto fue así, que tiene miedo, tiene miedo de no volver a vivir un amor con ese nivel de intensidad. Ella sabe que puede volver amar así, pero no cree que pueda encontrar a alguien en quien confiar como para poder amarlo de esa manera.

Pero bueno, ella no se queja, bueno sí que se queja un poquito, pero se conforma pensando, que todo lo que vives te enriquece y a la par te hace más fuerte, aunque a veces todo ello le provoque momentos de debilidad.

viernes, 21 de mayo de 2010

Son mis amigos.......

La amistad se da en distintas etapas de la vida y en diferentes grados de importancia y trascendencia, desde la infancia hasta la madurez pasando por la adolescencia. Habrá personas que calen hondo en tu vida sean o no amigos y otras que pasarán sin apenas dejar huella.

Los amigos, los verdaderos amigos, esos que se pueden contar con los dedos de una manos, esos con los que puedes estar días incluso meses sin hablar con ellos pero sabes que al descolgar el teléfono están ahí, esos son los buenos amigos que hay que cuidar, mimar pero sobre todo saber mantener esa amistad y no dejarlos pasar.

Los verdaderos amigos son los que se preocupan por ti, se interesan por tu bienestar, por tus logros y problemas, aquel que está en todo momento, el que te acepta tal y como eres con tus valores, tus ideas, tus miedos, tus aciertos y errores, en definitiva, con tu forma de ser.

Pero también es necesario saber que los amigos, los buenos amigos, están para decirse las cosas, las buenas y las malas, hay que saber aconsejarlos, hay que saber escucharlos, compartir el silencio con ellos y por supuesto echarles un capote cuando sea necesario. Y como en los matrimonios en lo bueno y en lo malo dar consuelo cuando haya tristeza, desesperación o los ánimos estén por los suelos y saltar de alegría cuando hay algo que celebrar, reír y llorar con ellos.

LA VIDA SON DOS DÍAS Y NO HAY NADA COMO DISFRUTAR DE ELLA EN BUENA COMPAÑÍA. CARPE DIEM.

C.A.C.


">

lunes, 3 de mayo de 2010

Cuestión de tacto

Todos somos susceptibles de equivocarnos y meter la pata diciendo algo que no deberíamos, o que a otra persona le pueda sentar mal, aunque nuestra intención no fuera ofender. Es cierto que cada cual es un mundo y es más "picajoso" para unas cosas que para otras, pero ¡por Dios!, hay aspectos y situaciones en las que lo socialmente correcto estás más que claro. Os pongo un ejemplo:

Le dije a una amiga de la adolescencia de quedar para ponernos al día y retomar un poco el contacto perdido, y me dice que sí "porque últimamente está más sola que la una". La verdad es que no es para tanto, lo sé, pero hubiera preferido que me hubiera dicho que le apetecía quedar porque quería saber de mí, aunque lo otro hubiera estado de trasfondo. No voy a dejar de ir a verla por esto que ha pasado, pero me da por saco, ¿entendéis?

A.











miércoles, 14 de abril de 2010

Hombres valientes, Hombres cobardes.

Cuando tenía 20 años, una tarde de verano iba con unas amigas por calle Granada cuando un desconocido me paró, era un chico de la facultad que acababa de terminar quinto (yo habia terminado segundo) y me decía que se había fijado en mi desde que entré, y que dado que ya no volvería a la facultad no quería perder la oportunidad de hablar conmigo y pedirme el teléfono para tomar un café algun día. Yo fui amable y simpática pero no le di mi telefono, porque a mi no me gustaba nada ese chico, y para qué alargar la historia, también yo era más pava, pero aun así creo que hice bien.
Desde que ejerzo, me lo he encontrado varias veces por el juzgado, y él sabe quien soy, y me mira, hace un año porque me estaba mirando se pego contra un cristal en el juzgado, pobre, que vergüenza tuvo de pasar.
Hoy mientras caminaba hacia el Juzgado absorta en mis pensamientos me lo he cruzado, me ha sonreido y yo le he devuelto la sonrisa, me ha dicho Adios, y yo le he respondido lo mismo.
No me gusta, ni nunca me gustará, pero me parece un HOMBRE VALIENTE.

Hoy también me he cruzado con mi ex, él me ha visto, y ha tenido su movimiento reflejo de mirar hacia otro lado, al reflexionar y ver que yo lo había visto, ha vuelto a mirarme, para decirme a lo lejos un tímido "Hola", no se ha acercado, ni siquiera un cortés ¿que tal? a pesar de que no hace mucho hablamos por telefono y le hice un favor por el cual no me dio las gracias.
Hay HOMBRES COBARDES, que siempre serán unos cobardes.

Esta misma mañana, ya en mi coche saliendo de Teatinos, he visto a lo lejos un grupo de hombres andando por la calle, y todos los años de observación en la Facultad me han permitido distinguir esa figura y esos andares sin lugar a equívoco, era Rafa, creo volvía de desayunar con unos compañeros hacia el juzgado.
Rafa me recuerda mi cobardía, con él he sido una mujer cobarde. Espero algun día cruzarmelo por la calle y sacar el valor que sacan las MUJERES VALIENTES y quitarme la espinita que llevo clavada desde hace tantos años.

E.M.

jueves, 8 de abril de 2010

Rodando como una Noria

Hoy estoy en plan Camilo Sesto, pero con salvedades, ni me he enamorado de nadie, ni nadie se ha enamorado de mi, pero últimamente llevo una rachilla de chico que conozco que me atrae, amigo feo que se fija en mi, es matemático.
Tampoco me voy a quejar mucho, porque soy consciente de la dificultad que entraña gustarle a quien te gusta, porque claro para gusto los colores, ya se sabe. Yo no me desanimo, porque bueno siempre el gustarle a alguien, aunque sea el amigo feo-simpático, te sube algo la autoestima, pero claro, al lado ves al amigo tan moooooonoooo y piensas ¿¿¿y no podría yo gustarle al otro????.
No pretendo parecer superficial y hacer pensar que sólo me fijo en el físico de la gente, pero es indudable que cierta atracción física debe existir, y cuando no hay nada de química es imposible sacarla. Después realmente lo que te seduce no es un físico espectacular, es una mirada, una sonrisa, un verle algo que le da ese punto misterioso o interesante, y como a cada una le seducen cosas distintas, no a todos nos gusta el mismo, afortunadamente, hay pluralidad de gustos.
Lo peor de todo llega cuando el amigo que te mola, encima pretende hacer de celestino, porque claro, tu no dejas de tener tu pequeña esperanza de seducirle y no quieres parecer una cabrona sin corazón y borde, pero por otro lado quieres dejar patente que sí, su amigo es un tipo estupendo pero que a ti la verdad no te va el amigo.
Aún así yo creo que lo del guapo es una causa casi perdida porque, por compañerismo y colegueo, probablemente, en el hipotético caso en que le despertara cierto interés no haría nada, o quien sabe a lo mejor si se ve con posibilidades se lo replantea…
En cualquier caso, el que más me motiva a mi últimamente pasa totalmente, sin embargo, el otro guapito me ha propuesto almorzar la semana que viene, pero yo que estoy pesimista me estoy pensando que a lo mejor se planta con el amigo menos agraciado; si no lo hace puede que haya cambiado de opinión, pues en su día cuando nos conocimos algo de flirteo sí que hubo... Pero no se, tras la conversación por teléfono del otro día perdió algo de encanto, ya veremos como va ese almuerzo y opinaremos con más conocimiento de causa.
E.M.

viernes, 12 de marzo de 2010

La recepción

Hola, Girls:

Estos días he estado silenciosa por varios motivos, el principal un virus en el ordenador que iba y venía (creo que por fin está erradicado), y luego por la infección de muelas tan horrible que he pasado, pero que ya parece que va remitiendo, aunque el dolor no se va del todo. Es algo muy característico en mí dejarme todas las "maluras" para cuando me voy de viaje. Me pasa desde pequeña y es una putada. He tomado tantos antibióticos que he pasado unos cuantos días bastante floja y desanimada, pero ya estoy casi, casi bien, aunque me duele un poco aún.

Lo que tengo que contaros hoy tiene que ver con una fiesta a la que fui ayer. Resulta que nos invitaron a una recepción que los profesores de aquí organizaron para el decano y vicedecano de la facultad de N. y C. en España, que han venido a dar conferencias y a pasar unos días, y que se organizó en una casa de 143 años (una cifra que pocos edificios de esta zona de EE.UU. alcanzan, según nos dijeron), y pertenece a uno de los profesores más importantes del Departamento.

Se trata de una propiedad preciosa, de la que no tengo fotos porque con tanto ambiente académico no pegaba ponerme a hacerlas, pero que, para que os hagáis una idea, tenía dos plantas, amplísimos ventanales con palillería y marcos de madera pintado en blanco, y paredes rosa palo, además de una chimenea gigante de madera también lacada en blanco, ubicada en mitad del salón. Por fuera tenía jardín y un porche con un columpio. En fin, una casa de revista, y de las que, te guste para ti o no esa decoración, reconoces que, oficialmente, es bonita.

En dicha recepción (que por cierto yo ayudé a preparar antes de que vinieran todos, ya os contaré por qué) hubo vino, chorizo, salchichón, queso del bueno, gambas y aceitunas, entre otras muchas cosas, pero menciono estas porque eran ESPAÑOLAS y no las tomo aquí. Y, además, tuve la oportunidad de hablar con varios profesores importantes, de quienes os daré detalles cuando llegue a casa.

De momento os adelanto que ya voy a escribir una pequeña entrevista para el periódico de la universidad, que voy a escribir y locutar una noticia para el telediario de Purdue, que voy a traducir algunas noticias del inglés al español, y que, si quiero, también puedo presentar. El problema es que no sé si voy a tener tiempo, porque el evento que tengo que cubrir es el día 24 y yo me voy el día 2, y no sé aquí cómo se organizan para editar, montar, etc.

En cuanto al tiempo, aquí ahora está lloviendo con ganas (aunque qué os voy a contar a vosotras, si Málaga se está convirtiendo en Galicia), pero llevábamos tres días con un solazo que no veas, y con 15 grados de los nuestros. Es decir, primavera total, que ha entrado de repente y ha traído la moda de ir disfrazado de medio invierno con chanclas de plástico de la playa (no sandalias, sino chanclas, notad la diferencia). Una costumbre que la mayoría de las estudiantes siguen, y que, en mi opinión, no quedaría tan mal si muchas de ellas se cuidaran un poco más las uñitas de los pies.

Por cierto, me reitero: para vestir a la americana solo tienes que sacar toda tu ropa y ponértela a a la vez.

Pues eso, chicas, que os echo de menos. Muuuuuuuuuucho de menos, cada día que pasa más. Y cada vez que le hablo a alguien de España le digo "deberías conocer a mis amigas. Si te vinieras con nosotras ya verías lo bien que te lo pasarías". Y es la verdad.

Espero que todas esteis bien. Os quiero mucho y no sé qué haría sin vosotras.















lunes, 8 de marzo de 2010

¿QUÉ LE ESTÁ PASANDO A LA TIERRA?

¿QUÉ LE ESTÁ PASANDO A LA TIERRA?. En pocas semanas, medio centenar de barcos quedaron atrapados en el hielo, una ola gigante mató a dos turistas en un transatlántico y decenas de seísmos golpearon Haití y Chile sin olvidarnos del tsunami, las inundaciones en Australia y el invierno en España.

Medio centanar de barcos quedan atrapados en el hielo del Báltico. Lo más sorprendente no es el hecho en sí, sino la cifra. El Báltico (en esta época) se hila y los barcos están reforzados "contra hielos! pero la ola de frío ha sido "más intensa y súbita" que de costumbre.

Una ola gigante contra un crucero. Dos pasajeros mueren al embestir una ola gigante contra un crucero en Barcelona. Un fenómeno poco habitual pero no extraordinario.


Tres fuertes seísmos en dos meses. A principios de Enero un terreoto de 7 grados sacudía Haití, apenas un mes después otro seísmo de 8,8 hacía temblar Chile y hace apenas unos días otro temblor de 6,4 afectaba a Taiwán. Además del ocurrido anoche en la provincia de Elizag (Turquía) de 6 grados hizo que la gente presa del pánico se lanzara a las calles y pasar la noche a la intemperie por miedo a las réplicas.



Inundaciones en Australia. Cientos de personas se vieron obligadas a abandonar sus casas y negocios tras verse afectados por las mayores inundaciones que afectan en el sureste australiano en más de 40 años.


La Ola perfecta afecta a parte de España y Europa. Es un fenómeno poco habitual, que crece con extraordinaria rapidez y que levanta la furia del mar y del viento. Los expertos lo llaman "CICLOGÉNESIS EXPLOSIVA" aunque también se le conoce como "La Tormenta Perfecta". Si olvidarnos claro del temporal invernal que no ha dado tregua en En España y está haciendo de éste unos de los inviernos más crudos y desoladores en nuestro país.


Ni Nostradamus con sus profecías ni el Calendario Maya con sus predicciones hasta 2012 nos hacían imaginar/soñar/prever que la Tierra pudiese estar tan.... ¿revuelta?. Tan mal la hemos tratado los humanos que ha llegado "su momento" y nos avisa de que paremos de machacarla. ¿Tan furiosa está que nos devuelve parte de lo que le hemos hecho?.
Realmente no se si serán predicciones antiguas, que la propia Tierra se esté revelando contra los humanos o simplemente que cada tiempo el eje de la tierra se mueva y provoque estos "drásticos cambios". No lo se. El hecho es que asusta ver tanto caos en tan poco tiempo.
C.A.C.

jueves, 4 de marzo de 2010

Obsesiones americanas

Hola, Guapas:

Si yo fuera una profesora de la facultad de Periodismo y vosotras mis alumnas, os diría que la imagen es fundamental a la hora de comunicar, sobre todo si hablamos de la sociedad americana. Esto es algo que he podido comprobar en casa cuando N. y C. se preparan sus clases, que han de estar llenas de power points con un montón de fotos que cambian y sobre las que se trabaja todo el rato, porque si no, los chicos pierden el interés en seguida.

Pero es que, en el gimnasio ( hoy ha sido mi primer día), todas las bicis tienen tv. No sé si a los que vosotras habéis ido tendrían (sé que en Madrid sí hay muchos que la tienen), pero yo me he quedado alucinada porque había un montón de cintas de correr, elípticas y bicis y toooooodas tenían su pantallita, además de varios canales para elegir, un sitio para conectar los auriculares e incluso un enchufe especial para tu iPod.

No a los hombros descubiertos
¡Ah! Olvidaba contaros también que no me han dejado quedarme en la sala de musculación porque iba con camiseta de tirantes. Según me han dicho, necesitaba una sudadera (hoody, la llaman ellos), o una camiseta con mangas (no una toalla, NO. Ese elemento imprescindible en cualquier lugar donde se necesite higiene daba igual). Y me han dado ganas de decirle al tipo: "vale, yo me pongo una camiseta de manga corta, pero dile a todas esas de los minishorts que por los muslos también se suda, y mucho además".

Pero claro, eso hubiera sido cuestionar todo su sistema y no quería que me echaran del gym el primer día, así que me he ido, desterrada, a correr a la sala de arriba (tenían una exclusiva con más elípticas y ahí sí me dejaban), y luego a mi clase de step.

El orgullo de América
Además de no llevar mangas en el gimnasio, hay más formas de molestar a los americanos, sobre todo a los republicanos, que por aquí hay unos cuantos. Se trata de su bandera. Cualquier tratamiento incorrecto es una gran falta de respeto hacia ellos. De hecho, es tan importante que N. y C. se compraron una al llegar y los padres de varios amigos estaban encantadísimos. Les decían que tenían verdadera alma de republicanos (supongo que sería en broma, pero dicen que todas las bromas tienen algo de verdad...)

Ahora bien, nuestros dos protagonistas no sabían la gran responsabilidad que tenían entre sus manos, porque resulta que, para tratarla bien, hay una serie de reglas que hay que seguir (aunque, realmente, nadie lo hace a rajatabla, o de lo contrario vivirían solo para hacerle los honores).

Por ejemplo, la bandera siempre ha de estar colgada con el lado azul hacia la izquierda. Además, si llueve la has de recoger en seguida. Si toca el suelo la tienes que cambiar (ya no vale), y para deshacerte de ella hay un ritual especial, del que me tengo que informar bien. ¡Ah! Y por supuesto pisarla deliberadamente es delito y te pueden meter en la cárcel. Ni hablemos de quemarla...

Manos limpias
No sé si fue a raíz de la alarma creada por la gripe A, o es que están obsesionados con la limpieza, pero en todos los lugares hay un hand sanitizer (el rollo este para desinfectar las manos). Es alucinante porque llega hasta los lugares más insospechados, como la cola del banco. Y en los baños públicos el gel no es gel, sino una espuma que he visto en raras ocasiones por Málaga, pero que limpia tanto que te deja las manos resecas. Es como la que suelen poner en los aviones.

Autobuses
Esto no es una obsesión. Es algo que me parece bonito y os lo voy a contar. Se trata de los nombres de los autobuses que circulan por la ruta del campus, que además son GRATIS para los estudiantes (y yo siempre me cuelo).

Hay uno que se llama Trolley y tiene forma de tranvía. Es precioso, porque tiene ventanales grandes, y por fuera tiene un diseño antiguo. Luego están los normales, que se llaman Silver Loop, Gold Loop, Bronze Loop, Black Loop, Tower Acres y Night Rider. En ninguno de ellos, para solicitar la parada, existe botón. Tienes que tirar de un cable.

A veces las ventanas están tapadas y dichos autobuses sirven para ir haciendo publicidad por la cuidad de los equipos de basket o fútbol de Purdue, con fotos gigantes. Partidos que, por cierto, se retransmiten continuamente en los bares de por aquí, pero sin sonido, lo cual yo agradezco un montón.

Otras cuestiones
En cuanto a las clases de inglés, ya he ido a varias y me gustan mucho, y como los profes son jóvenes no llevan las pintas de las que os hablé. Estoy aprendiendo slung y ya sé cómo se dice "morderse la lengua, por los pelos, sois como dos gotas de agua, o chalao", entre otras expresiones.

Volviendo al tema de la ropa, la noche del sábado pasado yo iba forrada con mi plumón y aun así temblaba de frío, y vi a un centenar de chicas entrando y saliendo de los bares en manga corta, en tirantes, o como mucho con una chaqueta de lino blanca, que le vi a una. Y os juro que estaríamos a unos cuantos grados bajo cero. No sé cuántos pero los hacía. Dicen que el frío es cosa de costumbre, y al final va a ser verdad.

Bueno, besitos a todas. En el próximo post os hablaré de cosas que nos ha contado P, otro amigo americano de N.






martes, 2 de marzo de 2010

¿Cuanto tarda una herida en cerrarse? ¿cuanto sangra hasta que cicatriza? ¿duele la cicatriz?.
Yo no se la respuesta, mi experiencia es que no es facil olvidar el daño y el dolor que genera, hay sentimientos que se pasan y se superan, el amor desaparece, el odio se disipa, pero el daño queda hecho, y el daño cuesta más tiempo el superarlo, el olvidarlo.
El tiempo sana la herida, pero deja su marca de recuerdo, para que no olvides que sufristes, y cuando lo recuerdas vuelves a sentir el dolor. El tiempo pasa y entonces una nueva herida viene a cruzar sobre la antigua, te abre un poco la primera, pero la nueva duele tanto..., está tan reciente .... que hace que superes la primigenea.
Esta nueva herida quiero curarla de otra manera, quiero que cicatrice, y que nadie me haga una nueva herida sangrante, quiero que al contrario de lo que decía la canción de Sabina, me besen las cicatrices, y que sea el cariño y el respeto los que me hagan olvidar el dolor que generaron las heridas anteriores.
Hoy le pido prestada esta canción a Shakira, nunca había visto el videoclip, pero me parece de los mas bonitos que tiene.

sábado, 27 de febrero de 2010

La organización americana

Hi girls!

Os escribo desde esta fría Indiana, concretamente desde el condado de Tippicanoe (me enteré el otro día de que vivo ahí), para seguir relatándoos cosas que me llaman la atención. La primera es la enorme biblioteca con la que cuenta el campus de Purdue. Ya sé que era algo previsible, pero es que, en cada planta, hay punto de información donde una bibliotecaria te atiende (hablamos de 4 plantas), y todas ellas tienen UN PLANO para ayudarte a encontrar los libros, porque si no, es imposible.

Lo mejor de todo es que, además de tener quinientos mil ordenadores con conexión a Internet, también cuentan con salas de estudio en grupo. Esto quiere decir que los americanos no necesitan quedar en casa de unos y de otros para hacer un trabajo. Se meten en una sala de estas (en la planta que estuve había 5 ó 6), y ahí tienen una mesa grande, varias sillas, y una pizarra blanca para escribir con rotuladores, donde pueden estar ilimitadamente ¡Ah! Y el mobiliario está muy cuidado y muy nuevo.

Pero, como todo, la gente no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, y se ve que estos chicos no aprovechan mucho tal despliegue de medios (al menos, lo de los primeros cursos), porque me han contado que, en una presentación de power point que hicieron el otro día en clase, dijeron que España descubrió Europa, en vez de América, y se quedaron tan panchos (además, dibujaron un mapa y todo). Y aquí viene otra mejor: En otro examen, han puesto que "Miguel De Cervantes conquistó España?"

Y hablando de los alumnos, al parecer la mayoría de ellos colaboran en cosas de voluntariado, sobre todo en las parroquias, y no es que haya fanatismo religioso ni mucho menos, pero en más de una redacción, donde se les pedía que hablaran de su héroe, los profes se encontraron con alguno que decía que era Jesucristo, una opción muy respetable si dejamos aparte que escriben como si estuvieran predicando (he tenido la oportunidad de leer una y parecía que nos quisieran convertir).

Además de lo que os cuento de los alumnos de español, (que según me han dicho son muy educados y fácilmente manejables, pero que no estudian ni a la de 3), hay más cosas que quiero relataros.

Formas de pago

Anoche, por ejemplo fui al cine a ver una peli, la de Pierce Jackson. Es malísima y muy adolescente, pero no me importó, porque yo fui para hacer ejercicio de oído y la entendí ENTERA. Había mucha gente jovencilla haciendo cola, y al pedir palomitas pude comprobar, cómo no, que estaban rebozadas con mantequilla. Unas cuantas están bien, pero un cartón entero te embotan el estómago, aunque he de reconocer que están buenas.

Después de eso fuimos a un bar. Esta vez a un lugar más adulto, y quizás por eso no nos pidieron el pasaporte para servirnos alcohol. Bueno, he de decir que yo no tomé porque no quiero que me baje las defensas (ahora que me empiezo a curar no voy a estropearlo), y en un bar de noche, una coca cola grandísima me costó dos dólares, lo cual está muy bien. Pero he aquí el detalle: la forma de pagar. La tarjeta de crédito es la gran estrella.

De hecho, en los sitios están tan acostumbrados a que la utilices que te preguntan si quieres dejar la cuenta abierta. Esto quiere decir que se quedan con tu tarjeta, y durante el tiempo que estás, ellos van sumando todo lo que te pides, y cuando dices de cerrarla, te lo cobran todo junto. Pero es que lo de la propina es un cachondeo, porque os vayáis a creer que los camareros van a renunciar a ella.

En el ticket, antes de que pagues, hay abajo una línea para que, si lo deseas (vamos, que socialmente estás obligado a hacerlo), escribas la cantidad que quieres dejarles. Normalmente he visto a la peña dejar un dólar o un dólar y medio, lo cual a mí, que soy antipropinas, me parece una pasta, y entonces te pasan la visa con lo que te ha costado las copas y con el dinero extra que, a tu voluntad, les quieras dejar.

Atención personalizada
Otra cosa que me sorprende es la exquisita educación de la gente por aquí, al menos en apariencia. Dicen de nosotros, los españoles, que somos muy bruscos hablando, y estando aquí y viendo cómo te tratan lo puedo entender, porque, por ejemplo, cuando he ido de compras, siempre te sueltan un rollo al final: "Muchas gracias por haber comprado en nuestro comercio. Esperamos verle de nuevo muy pronto". Y los dependientes, en cuanto te ven, en vez de hacerse los longuis, se muestran solícitos para ayudarte. Lo mismo pasa en los bares de copas, y lo mismo en los restaurantes. Supongo que es algo parecido a la educación inglesa: el "gracias" y el "de nada" siempre están presentes. Igualito que en uno de nuestros chiringuitos en verano, ¿no? JAJAJ. Bueno, yo me conformo pensando que ellos jamás tendrán nuestra cocina, que estando tan lejos cada día me parece más exquisita.

Pero eso que os he contado no es lo único. Cuando vas a cualquier sitio a preguntar algo te escuchan como si tuvieran puestos sus cinco sentidos. Esto me ha pasado preguntando por cursos de inglés, en el médico, en el banco... No te interrumpen cuando hablas, te responden pausadamente, y lo mejor de todo es que, si ellos no te pueden ofrecer lo que tú estás buscando, casi siempre tratan de facilitarte alguna información, o al menos un punto de referencia por donde empezar a buscar, como por ejemplo un número de teléfono.

El estilo
Para terminar el post, otra anécdota cotidiana. Esta vez se trata de la forma de vestir de las americanas de a pie. La población joven en general va muy bien. Todas las chicas llevan sus botas por fuera del pantalón por lo de la nieve y el frío, y más o menos van monas (recordemos que por arriba las cosas de Purdue siguen siendo la estrella), pero cuando salí por la noche también vi muchas camisetas escotaditas, vestiditos... No obstante, hay que tener en cuenta que estos es un campus donde hay gente de todos los sitios, o al menos es gente que estudia. Vamos, que no son de la América profunda, eso es lo que quiero decir.

Por eso, las que me sorprenden son las mujeres más mayores, esas que ya se acercan o pasan los 40. Mientras esperaba aquél día en el médico vi entrar a dos, y ambas vestían un chándal y llevaban el pelo súper mal arreglado, pero la que de verdad era para haberle hecho una foto es la profesora de inglés que conocí el otro día.

Imagináos a una mujer enorme, con el pelo negro, peinado con la raya en medio, con algunas canas, y recogido en un moño bajo detrás (pero muy mal hecho), con dos palillos chinos de color rojo. Para combinarse los complementos, se había puesto una sudadera roja súper antigua, sin ningún adorno, pero muy basta, y una falda vaquera larga y lisa por encima con la sudadera por dentro, y cuya cinturilla era rizada, porque era de elástico.

Debajo, llevaba unos pantalones de chándal color crema con patente en el tobillo, y para culminar el look, calcetines blancos con unos zapatos de cordón color café muy claro, parecidos a esos que se llevaron un tiempo tipo para jugar a los bolos.

En fin... Ya sabéis que si queréis poneros algún día toda vuestra ropa a la vez (cuanto más antigua mejor), este es el sitio idóneo para hacerlo.

Yo me despido ya con este post, pero no sin pediros antes que, por favor, no dejéis de contarme todas vuestras novedades, porque os echo mucho de menos.









jueves, 25 de febrero de 2010

Tratos especiales

Como prometí ayer, aquí va un post cortito sobre cuestiones socioculturales que es muy importante tener en cuenta si quieres enseñar en un aula americana:

Población afroamericana
Si hay una minoría en los EE.UU que, al parecer, es susceptible al vocabulario políticamente correcto, es la de los African American. Y lo digo así porque de esta manera es como ellos quieren que los llamen. No valen, con sus correspondientes traducciones al inglés, los términos "negro, negrito, de piel oscura, de color" y ni siquiera "mulata", porque se ofenden. Cuando describas a alguno tienes que decir que es African American y punto. Ya no puedes hacer más referencias a sus características físicas.

Por otro lado, al parecer, el trato con ellos es bastante difícil. Me explico: no puedes ser excesivamente amable porque se piensan que los estás tratando con condescendencia, pero tampoco puedes ser borde porque entonces los estás discriminando por ser African American. Volviendo a la condescendencia, un ejemplo de algo que podría molestarles mucho es que un profe dijera "tengo a una negrita muy graciosa en clase, pero a la pobre le cuesta mucho entender los ejercicios, aunque se esfuerza mucho. Si sigue haciendo tareas extra le subiré un punto al final". Esto, al parecer, sería una grave ofensa, pero realmente, ¿qué diferencia hay con el profe que aprueba a una niña porque es buena, porque es rubita, o sencillamente porque se esfuerza? No lo sé. Me gustaría preguntarle a una African American.

Población BGLT
Ser homosexual no es precisamente una moda aquí, en los EE.UU. Al menos, en esta parte, y quienes lo son suelen disimularlo bastante. De hecho, pueden perder a muchos amigos si se confiesan gays.

Para referirse a ellos también hay un trato especial. Y este pasa por poner la inicial del colectivo al que pertenecen. Es decir: B de bisexual, G de gay, L de lesbiana, y T de transexual. Su trato no está tan estigmatizado como el de los Afroamericanos, pero si los estadounidenses tienen la oportunidad, sustituyen la palabra por la inicial.

Otras cuestiones
Para terminar el post, os cuento algo cotidiano. Hoy ha sido el día más frío de mi vida, con-8 Cº a las 4 de la tarde. A las 10 de la noche, mientras volvía a casa con N, nos caía nieve helada en la cara, y me he calado el gorro hasta casi las pestañas. Es precioso ver nevar, pero mejor desde la ventana de tu casa. Y este frío tan fuerte me ha impedido ir a las clases de inglés, porque aunque está cerca el sitio, no tenía cuerpo para esperar el autobús en la calle.

Muchos besos!!!

miércoles, 24 de febrero de 2010

The experience goes on

Hello girls!

Lo primero, ¡qué envidia la fiesta de los 80! Estabais todas súper conseguidas (y súper guapas) y me entró morriña, así que cuando yo llegue tenemos que hacer la de primavera o la de lo que se nos ocurra, jajajaj. Bueno, a lo que voy: como siempre, algunas cosillas tengo que contaros, y como no sé por dónde empezar, lo haré por partes y desde el principio.

1. Mi primera salida 'en condi'
Este sábado salí por los bares de aquí, de West Lafayette, que tienen licencia de apertura hasta las 3 de la mañana. La música a mí me encantaba, porque no me pusieron ni flamencadas ni españoladas (de hecho sonaban mucho Beyoncée, Rihanna, Alicia Keys...), y las copas costaban 3 dólares, pero era irrisorio el alcohol que les echaban, así que ya te podías tomar 10 que seguro no ibas a pillar ni un puntillo. Aun así, me hizo ilusión que fueran tan baratas. Fuimos con los amigos españoles de N., y un amigo americano suyo de por aquí, y la verdad es que me lo pasé muy bien, porque son gente muy agradable, y me encantaría poder presentárosla. Ya les he hablado de vosotras, que lo sepáis.

Estos pubs no eran tan americanos como aquél que os enseñé en el Facebook. La decoración era normal, pero me gustaron porque eran AMPLIOS, no un lata de sardinas. He de decir que, además, estaban llenos de gente alta, sobre todo hombres. Eso sí, los chicos sobre todo estaban fondoncillos, pero hay muchos con rasgos agraciados.

Y hablando de hombres, ¡ligué!Y lo mejor es que N. estaba delante. Fue gracioso, porque me acerco a la barra a pedir y había un grupillo de tres (por cierto, con sudaderas de Purdue), y uno empieza Do you asjoash ofhosafo sdfosd, you know, asjfajsfjasfjsa? Y le digo en inglés: "Perdona, es que soy española, y con la música tan alta y que me hablas muy rápido, me cuesta entender lo que me dices". El chico se quedó cortado (pero yo se lo dije sonriendo y todo, en serio), y me respondió "ok, ok".

Entonces, al ratillo, me toca el hombro y me dice (muy educado) "Oye, seguro que eres española?" (Y creo que me lo dijo porque se pensaba que le mentí para que me dejara en paz) Y le digo "¡sí claro". Se miran entre ellos y me pregunta "¿Y por qué vienes a Indiana???" Entonces le expliqué todo el tema de N. Luego, uno de ellos le hizo un comentario por lo bajini al que más hablaba, y este me transmitió el mensaje: "Mi amigo dice que estuvo en Méjico el verano pasado". Y como vio que yo me quedaba esperando que me contase algo más, me suelta "Ah, espera. Méjico no tiene nada que ver con España, ¿no?" Y cuando le dije que no, se quedaron cortados y ya no hicieron más esfuerzos por hablar.

Después de los bares de copas (donde por cierto la gente no baila, solo habla y bebe), nos trasladamos a un bar que esta abierto toda la noche (pero es más como una cafetería para sentarte), y donde puedes pedirte sangría y cerveza, además de nachos con queso y porquerías de estas que comen esta gente. Y he aquí donde viene lo curioso, porque nos sirvieron todo lo que pedimos (olvidaba decir que antes de entrar en los sitios te miran el pasaporte para comprobar que tienes más de 21, y si es así, te ponen una pulsera como las de los todo incluido que ponen "age verified)"; pero de repente, a las 3.30, cuando llevábamos solo media hora y no todo el mundo se había tomado su cerveza, los camareros se pusieron nerviosos y nos obligaron o bien a bebernos las cosas a trancas y barrancas, o bien se las llevaban directamente. ¿Y por qué? Pues porque solo tenían licencia para servir alcohol hasta esa hora, y en cuestión de minutos, el bar, que tenía cachimba y todo, pasó a ser una auténtica tetería, con tazas de té y café en las mesas.

Y fue entonces cuando los amigos de N. decidieron que tenían hambre y nos llevaron a una hamburguesería que no cierra nunca. Los camareros, en vez de trabajar, era como si hicieran una coreografía metiendo las hamburguesas en paquetitos para dártelas (era autoservicio), y rebosaban energía, a pesar de ser tan tarde. N. y yo no teníamos hambre y me dijo de pedirnos unas patatas fritas a medias, pero cuando vi dónde las hacían se me quitaron las ganas y ni las probé. Resulta que tenían unas freidoras llenas de un aceite de color amarillo verdoso con aspecto más que grasiento (como si fuera de un coche), y me dio mucho repelús, y luego, observando los materiales que tenían, me di cuenta de que era aceite de cacahuete. Pero ni por esas las probé.

Más tarde, después de la re-cena, nos fuimos a casa, y no sabéis qué delicia NO OLER A TABACO (aunque en algunos lugares concretos sí se permite fumar).

2. Las compras
El domingo estuvimos de compras (aquí los centros comerciales solo cierran, como mucho, las fiestas nacionales), pero no hay nada destacable, salvo el mal gusto de algunas tiendas para los estampados y los vestidos de fiesta tan merdellones que vendían). Vi Levis de hombres a 32 dólares, pero íbamos con un poco de prisa y no pudimos pararnos a mirarlos muchos. Yo me compré unas Nike y N. dos camisetas de marca. No fueron lo que se dice baratos, porque hemos comprado lo que nos gustaba, pero comparados con los precios de España, nos hemos ahorrado prácticamente la mitad. Otro día iremos con más tiempo y ya os contaré cosas más detalladamente.

3. The International Center
Ya me he apuntado a cursos de inglés. Uno de ellos es de slang and idioms y conversación, otro es sobre cultura americana, y el tercero de intermediate writting. ¿Y sabéis lo mejor? QUE SON GRATIIIIIIIIIIIIIIIIIIS. Los imparten en un sitio que se llama International Center, y que no me pilla muy lejos de aquí. Mañana voy a mi primera clase.

4. El médico
He estado mala desde que llegué. Nada grave, pero no se me quitaba (era una infección de orina), pero me tomé un medicamento que me traje de España y no se me quitaba, y pasaban los días y seguía igual o peor, con una quemazón continua. Al principio decidí dejarlo estar a ver si se pasaba, pero hoy, después de mi décimo o noveno día, al ver que estaba como al principio (he empeorado mucho), me he asustado bastante y N. me ha llevado al médico (pagando, claro).

Me ha salido por un ojo de la cara la consulta, pero bueno, ya estoy tranquila, porque me han hecho un análisis y lo único que necesito es un antibiótico nuevo. La enfermera que me ha atendido primero se ha presentado y ha sido súper agradable, y luego, el médico, un hindú joven y de lo más atractivo, me ha prohibido que tome lácteos por la mañana y por la noche, o de lo contrario la medicación no hace efecto (nunca lo hubiera imaginado).

Pero lo curioso de la visita no ha sido esto, sino la forma de recetar: tú tienes que elegir a qué farmacia quieres que te envíen la receta, y el médico ha de mandar un e-mail autorizándote a comprar el medicamento. Una vez que llegas a dicha farmacia (generalmente integrada en un centro comercial), verifican el mail y en botes transparentes y con tu nombre y dirección, como los de la vicodina del Dr House, te ponen la cantidad de pastillas exactas que el médico ha dicho, de manera que no te pueda sobrar ni una para guardarla en casa, y el prospecto te lo imprimen y te lo dan aparte.

Mientras esperaba a que me preparasen mis botes con las pastillas (20 minutos han tardado), me he paseado por el centro comercial, y he descubierto que venden medicamentos para mujeres en la sección de higiene femenina. Se ve que la farmacia es principalmente para los que no se pueden comprar sin receta médica. Los demás se venden junto a las galletas, prácticamente.

En fin, toda una experiencia, la de hoy también. El balance sigue siendo el mismo: estoy muy contenta aquí, pero valoro mucho más a nuestros médicos bordes y feos que te regalan gelocatils si vas a urgencias. ¡Ah, y otra cosa! En todo el supermercado de hoy no he podido encontrar NI UNA SOLA VERDURA.

Bueno, tengo más cosas que contaros pero esto se alarga mucho. Mañana os contaré una cosa muy curiosa sobre la población "afroamericana".

Besoooooooooooos
















jueves, 18 de febrero de 2010

Vaya connazo!

Hello everybody!

Pongo connazo porque estoy en un ordenador americano y aqui no existen ni las tildes ni nuestra querida letra enne, y me siento un poco lela escribiendo asi, jajajaj.

Bueno, a lo que iba: durante el dia de hoy nos han cortado la electricidad en casa, lo cual esta muy, pero que muy mal, porque no podemos ni cocinarnos (todo va por vitro, microondas, etc.), y no se puede enchufar nada... Bueno, esas cosas que pasan cuando te cortan la luz (curiosamente si hay agua caliente).

Y os preguntareis por que. Pues bien: no tiene NADA que ver con falta de pago. Es que, despues de que los pobres N. y su compi C. lleven casi dos meses aqui, los de la cia. electrica se dan cuenta de que la factura de la luz esta a nombre de ambos dos, y solo puede estar a nombre de uno, o de lo contrario es ilegal. Entonces, ayer nos dejaron un aviso en la puerta para que llamasemos a la compannia, pero cuando lo vimos era un poco tarde y ya no nos cogian el tlf, y esta mannana, de repente, se ha cortado todo.

Entonces, tras llamar como unas 10 veces a la cia (no exagero) y conseguir que nos hicieran caso, hemos tenido que ir al banco para que una especie de notaria nos ponga un sello que diga que N. tiene una cuenta en ese banco y que el va a ser quien gestione lo de la luz. Lo que nosotros nos preguntamos es... No nos lo podian haber dicho antes, por tlf, por ejemplo? Han tenido que esperar hasta un dia antes para hacernos la putada?

Como imaginareis, tenemos un monton de cosas congeladas y no sabemos muy bien que hacer con ellas. N. y C. dicen de ponerlas en la nieve que ha caido en nuestro balcon para que se mantengan (y con el frio que hace aqui por la noche seguro que hasta se congelan), pero a mi me da miedo porque he oido que, si hay un punto donde se concentra el virus de la legionela, es precisamente en la nieve derretida, asi que cuando llegue a casa voy a llamar al apartamento de enfrente, donde viven unos guiris jovencillos, y les voy a pedir que nos guarden algo en su congelador.

Bueno, eso por un lado. Luego estan las cosas chulas de aqui (no todo van a ser contratiempos).

Resulta que para hacer las gestiones de la cia electrica ha de ser por Internet, y si no tienes te jodes, asi que hemos tenido que ir a la facultad de ingenieria de aqui, que estaba cerca del banco, para conectarnos en la sala de ordenadores. Pues resulta que en dicha facultad es donde estudio el astronauta Neil Armstrong (hay hasta una estatua en su honor), y lo que me llama la atencion es la cantidad de talleres y laboratorios que tiene.

Nada mas entrar habia una sala con cars desguazados (y no me refiero a coches, sino a los cars que se pueden alquilar para hacer circuitos). Luego, en las plantas superiores y edificios colindantes (como la facultad de Medicina), habia salas de rayos X para que los estudiantes hagan sus practicas e investiguen, y laboratorios con un monton de tubos y liquidos de colores como en las peliculas. En todos pedian que te protegieras los ojos al entrar porque se manejaban materiales muy peligrosos.

Luego, he visto un cartel que pedia a gente de Purdue para hacer un estudio sobre los beneficios de los cacahuetes durante tres semanas, y si te prestas voluntario, te pagan 150 dolares, lo cual me da una idea del presupuesto con el que pueden contar los investigadores para estas movidas (Imaginaos pagar 150 dolares a 100 personas para hacer UN estudio de UN solo tio. Y ademas, de una cosa tan tonta, jajajajaj).

Y hay otro detalle: aqui, todo el mundo esta muy orgulloso de pertenecer a una universidad. Tanto que la gente (sobre todo los estudiantes mas jovenes), va vestida con camisetas y sudaderas de merchandising que, sinceramente, cuestan un ojo de la cara para lo que realmente son. Asi que hoy, N. se ha empennado en regalarme algo para que me integre con el paisaje, y me ha comprado un pantalon de chandal que pone, en letras gigantes y cantosas, PURDUE, y una camiseta que tambien pone lo mismo. Me siento como si fuera a vender algo o hacer una promocion, pero por otro lado me parece muy gracioso.

Otro tipo de sudadaras muy comunes son las de las hermandades. Y que son hermandades? Pues esto es algo en lo que tengo que profundizar, pero de momento se que las de mujeres se llaman sorrorities y las de hombres fraternities, y mas o menos, segun me han contado, son algo asi como asociaciones. Ahi la gente hace amigos, organizan cosas, y hacen cadenas de favores. Esta mannana hemos visto un edificio gigante de una, pero no me dio tiempo a hacerle una foto para que lo veais. Solo se que, aqui, por ejemplo, una de ellas esta haciendo campanna para recaudar fondos para la lucha contra el cancer. Segun me ha dicho N., formar parte de ellas es gratis, y yo le he dicho "Y que hacemos sin estar en una?" A lo que me ha respondido "Principalmente es para los undergrads, nosotros ya no podemos" (los undergrads son los que no estan licenciados aun".

El caso es que esto me ha parecido muy de Gossip Girl, y ahora entiendo el motivo de que Bershka, Zara etc., cuando quieren vender ropa "trendy", te pongan tantas letras, numeros y movidas en las camisetas y sudaderas. Es porque imitan el estilo universitario a machete. Ah, y otra cosa! Investigando por aqui, he encontrado un salon de baile precioso. Te dan ganas de ser universitaria solo para que te inviten a una fiesta ahi. Tp le pude hacer fotos porque he entrado de extranjis, movida por la curiosidad (la puerta estaba cerrada) pero os prometo que le hago y os la mando.

Anoche tambien salimos por bares de aqui. Cuando pueda conectar el modem en casa y tenga de nuevo Internet las pondre en Facebook. Los sitios hacen justicia a su esencia americana. En uno de los que estuvimos conte 5 pantallas retransmitiendo diversos partidos de basket y futbol americano, y ya vereis el tamanno de las jarras de cerveza. Aqui es muy famosa la Miller, y hay carteles de esta marca por todos sitios.

En fin, que llevo un dia un poco duro pero no deja de hacerme gracia. Hemos comprado un monton de velitas para iluminarnos esta noche y C. y N. estan cargando sus portatiles para utilizarlos de lamparas.

Ya os contare como acaba todo esto. Si mannana escribo las ennes y las tildes es que todo va bien.

Besos a todas y os echo de menos. Cuando veo cosas vuestras en el facebook me pongo muy contenta.

martes, 16 de febrero de 2010

Detalles que me han llamado la atención

1. El gel y las cremas son más densos, pero no sé por qué. Mi crema de cara, por ejemplo, es más líquida, como todas las que utilizo en España. Sin embargo, la textura de estas cosas es distinta en los EE.UU.

2. Aún hay adornos navideños en las casas. Mientras venía ayer desde el hotel hasta aquí (hora y media de camino en minibus), pude observar muchas casas PRECIOSAS, pero con los árboles y las bolitas colocados en su interior.

3. Los cafés son gigantes y mucho más caros que un menú. Un moka de medio litro (no exagero), costó casi 4 dólares. Y por cierto, nunca lo sirven en taza. Siempre en vasos de plástaico.

4. Cuando se tose, hay que taparse la boca con el codo. No vale la mano. Se alarman y se piensan que les vas a pegar algo. Lo observé ayer.

5. Si estás en una cola para recoger las servilletas de tu menú, o el azúcar, o las cucharillas, espera pacientemente a que el de delante coja todo con parsimonia, eche su azúcar, remueva el vaso, y se vaya. Si te adelantas, coges lo tuyo y te marchas dejando al otro en su proceso, piensan que eres un maleducado.

6. Las alcachofas de las duchas son fijas en la mayoría de los sitios.

7. Las cocinas están equipadas con un triturador en el desagüe, para que no se atasque con los restos de comida de los platos.

8. Los baños de las chicas tienen una sala entera equipada con espejos y sillones para maquillarse. Luego hay una puerta, y pasas a la parte de los retretes.

9. Existe una sala con sillones dispuestos para aquél que necesite descansar e, inclusive, echarse una siesta.


Llegada a Indiana

Hola a todos!

Ahora mismo allí son las 4 de la mañana, pero aquí son las 10, y acabamos de comernos una tortilla de patatas (bueno, mejor dicho un revuelto de huevo con patatas fritas, fruto de seis manos tratando de cocinar a la vez el mismo plato), pero aun así, estaba muy buena y nos lo hemos pasado muy bien preparando la cena.

Como os decía en el anterior post, hay cosas que quería contaros. La primera es que, después de mi odisea para meterme en el avión, AL FIN! tuve una buena noticia, y es que el primer aviso que dio la sobrecargo fue "Sres. pasajeros, les informamos que la duración estimada de este vuelo será de 7 horas y 45 minutos, es decir, que tiene prevista su llegada una hora antes, así que buenas noticias para los pasajeros con vuelos en conexión". Como podréis imaginar, respiré muy aliviada.

Alivio que continuó con el aterrizaje, que llegó tal y como habían dicho, y que poco a poco, mientras esperaba una hora en la cola de inmigración, se iba diluyendo. ¿Y por qué? Porque me tocó el policía más lento de toda la aduana. Y encima, había una familia a la que le estaban denegando el acceso, y aquello no avanzaba, al contrario que las 10 colas restantes, que sí iban a buen ritmo.

Esto me llevó a hablar con mis compañeros de espera, es decir, tres italianos MUY GUAPOS y que hablaban español con los que estuve dilucidando qué cola sería la mejor para cambiarse. Al final, después de hora y pico, conseguí pasar la aduana (con otro policía, por supuesto.El que me tocó en un principio seguía a su ritmo), y me hizo las preguntas de rigor, me tomó la huella del dedo índice izquierdo y derecho, y me grapó en el pasaporte una hoja que tuve que rellenar y firmar jurando que no he secuestrado a niños, entre otras cosas, y sin la cual puedes tener problemas para salir del país.

Después, como iba perdidísima, me hice amiga de una negrita de mi edad guapísima a la que había visto discutir con un policía porque ella también iba a perder su vuelo a Chicago, y ambas dos nos ayudamos mutuamente a salir de aquél laberinto para encontrar el control (donde tuvimos que quitarnos los zapatos otra vez), y luego las puertas de embarque.

La azafata perdida
Cuando llegué a la mía no me lo podía creer. Estamos hablando de las 10 de la noche de España. Me senté e inspiré aire aliviada... Y cuando vi que la hora de embarcar llegaba y no nos decían nada, le pregunté a un negro que había allí trabajando qué pasaba. Su respuesta fue: se ha perdido una azafata, y hasta que no la encontremos no se puede hacer nada. Esta mañana la vieron pero ahora nadie sabe dónde está.

Creí que estaba de coña, y un pasajero joven que había a mi lado, indianense (y altísimo por cierto), me miró y nos descojonamos, pero no, no era broma. Nos metieron en el avión y el propio comandante dijo "estamos esperando a un miembro de la tripulación que se acerca en coche ahora mismo. Disculpen las molestias que esto pueda causarles". Y a los 20 minutos aparece una azafata rubia que no hizo nada durante el vuelo. Y por fin despegamos.

Inciso: Observé a los hombres que iban en el avión. Todos rebasaban con creces el metro ochenta (incluido un hombre sesentón), y TODOS tenían los brazos y el pecho súper desarrollados del gimnasio. Y todos, además, tenían pintas de macarras.

Llegada ¿triunfal?
Ya en Indiana (POR FIIIIIIIIIIIIIIIN) tras dos horas de vuelo (solo aquí conseguí dormir, en el de Madrid Filadelfia no pegué ojo), me rendí, porque me habían roto el mango de la maleta y no podía subirlo (y por tanto, no podía tirar de ella), y porque no encontraba el punto donde había quedado con N. Encima, una voz me llamaba por megafonía y no entendía dónde tenía que ir. Sabía que N. estaba con esa voz, y empecé a angustiarme, porque no paraba de dar vueltas (me hice daño en la mano de tirar de la maleta), y un moro con turbante amarillo y barba (no sé qué hacía allí), tuvo que ayudarme a bajar con ella por las escaleras mecánicas para no despeñarme.

Fue entonces cuando decidí usar mis armas de rubia desvalida y le pedí a un hombre de la oficina de US Airways que llamase al móvil americano de N. El tipo debió ver mi cara de cansancio, mi flequillo pegado a la frente, mi expresión crispada... Y amablemente llamó desde de la oficina. Y allí, a lo lejos, como una aparición, vi la silueta de N. acercándose a mí, y cuando lo tuve enfrente, hice esfuerzos por no echarme a llorar (sí, sí, es peliculero, pero volved a leed los dos posts juntos y entenderéis la tensión acumulada).

Él me abrazó, me dijo que estaba muy guapa y me besó. Ahí sí me sentí bien. Y ambos dos nos encaminamos hacia la zona donde venía a recogernos el minibús del hotel (ya no había buses para ir hasta West Lafayette y había que esperar al día siguiente).

Y aquí es donde viene lo gracioso. Tras esperar (¿cuántas veces se ha repetido este verbo a lo largo de los dos posts?) el minibús durante 10 - 15 min, aparece un negro de dos metros parecido a Morgan Freeman pero con el pelo blanco. Era graciosísimo, porque parecía que le hubiera nevado en la cabeza, y el tío era muy salao.

Animada yo por el reencuentro con N., y deseosa de hablar hasta con las piedras (no estoy acostumbrada a pasar tantas horas sin charlar con nadie), le pregunté que por qué a los de Indiana se les llama "Hoosiers" (existen varias explicaciones). Y lo dije así "husiers". El tipo empezó a reírse con unas carcajadas súper contagiosas, y me decía "I like the name you give us", y venga a reírse. Y cuando pudo parar, me dice "pero mejor llámanos huSHiers". Y entonces, N. cayó en la cuenta y me dijo "es que husier es el nombre de un bar erótico de por aquí, y también es como ellos dicen 'caballito'.

Total, que para decirlo perfecto hay que abrir un poco la "U" hacia "A", haciendo la "S" un poco "CH", y uniendo la "I" y la "E" en una "A". El resultado, para decirlo como un auténtico negraco de dos metros, es, casi, casi "hashars". Por cierto que me hizo una demostración de fuerza y se pasó volando la maleta de una mano a otra varias veces (y pesaba 22 kg).

Al final, N. y yo llegamos al hotel (donde una gitana americana, preñada, se estaba peleando con la dueña), y donde, a pesar de ser las 10 de la noche de allí (En España las 4 de la mañana), caí rendida, rendida en la cama tras una ducha reconfortante. Tan cansada estaba que N. intentó mantener una conversación conmigo y solo fui capaz de responderle incoherencias en sueños. Y entonces él se rió, apagó la luz, y me dijo "venga duerme, que falta te hace".





















lunes, 15 de febrero de 2010

Experiencias voladoras

Hi Everybody!

Una llegada triunfal como la que hice ayer se merecía un post, y allá voy para contaros al detalle algunas cosas que me han llamado la atención. Lo divido en dos partes, ¿vale? Si os cansáis de leer pasad al siguiente. Para empezar, yo estaba acojonada por el vuelo y tenía un mal presentimiento, y éste se confirmó cuando, en la cola de la facturación aparecieron tres tíos vestidos de algo parecido a curas (aunque no eran curas curas, eran de una secta), y se pusieron a rezar el rosario y a leer la biblia mientras esperábamos.

Por otro lado, mi facturación hacia Atlanta se hacía en una cola junto a otros pasajeros que iban a Nueva York, y ellos iban súper rápido, y la nuestra no avanzaba ni de coña. Delante de mí había un chico de unos treinta y tantos que se puso a hablarme de cosas insustanciales (qué conexión tienes, por qué irá tan lento esto, bla bla bla). El chaval, muy educado, utilizó sus encantos con una de las trabajadoras que estaba controlando la cola para sonsacarle información, y lo consiguió: le chivó que el vuelo se había cancelado y no sabían cómo recolocarnos a todos. Total, que ahí ya me puse bastante nerviosa, pero sentí alivio, porque se me quitó la superstición de que el vuelo a Atlanta se iba a caer al despegar (locuras mías, lo sé, lo sé).

Después, cuando me tocó el turno (hablamos de hora y media esperando), la chica de la facturación (tonta perdida), me dice "mira, que tu vuelo se ha cancelado, que si quieres mañana sale otro". Y le digo "ni de coña. ¿No hay otro hoy?" Y me dice "no sé". Y yo "pues mira con US Airways porque sé que ellos vuelan a Indiana, inútil". La chica lo miró y me envió corriendo a la cola de esta compañía. Por cierto, no me dio información sobre el nuevo vuelo, y cuando miré el billete vi que tenía una escala cortísima, con lo que me arriesgaba a perder el vuelo de Filadelfia a Indiana.

Total, que llego, y había otra cola del carajo, pero esta iba más rápido. Tras aguantar preguntas de seguridad estúpidas y hablar con un tío fashion perdido (pero no gay) que iba detrás de mí, (lo mismo: tienes conexión? ¿a ti tb te han recolocado? bla bla bla... ) llego POR FIN, al mostrador, y un chico muy amable me dice "oye, te han hecho esto mal. No te puedo facturar. Tienes que ir hasta nuestra oficina". Y como vio que tenía que tirar de mi maletón de 22 kilos más la de mano, él mismo se salió del mostrador, me buscó un trolley y me indicó dónde estaba la oficina.

Llego allí, me hacen lo que quiera que fuera, y vueeeeeeelvo a la cola, aunque me la pude saltar. Esta vez me toca una tía. Me dice "¿tú has rellenado por Internet la autorización para entrar en los EE.UU? Y le digo "sí, claro". Y ella "pues está mal. Hasta que no la hagas de nuevo no te puedo facturar" (todo esto de malísimas formas). No sabéis lo que me entró por el cuerpo.

Me tuve que ir a una especie de ordenador que hay en los aeropuertos, que vale 1 euros 15 min, y cuyo teclado es diferente al de un pc normal. Estaba tan nerviosa que las manos me temblaban. Tenía la boca seca. Y encima, no sabía cómo concentrarme en la página y vigilar las maletas. Afortunadamente había una familia y les pedí por favor que me ayudaran. Estaban dispuestos a darme el euro y todo. Gracias a ellos pude hacer de nuevo lo de la autorización(no sé qué es lo que falló), y me apunté un código de 16 dígitos que llevé de nuevo al mostrador. En esta ocasión estaba el chico de antes y ya por fin facturé.

Después pasé dos cacheos personalizados, un registro completo del bolso de mano, y luego... ENTRÉ EN EL AVIÓN. Estaba tan cansada que no me preocupó que se pudiera caer. Solo quería que despegara.

FIN PARTE I

miércoles, 3 de febrero de 2010

Donde cabe uno caben dos.

Ayyyy!!! hoy me he puesto tierna, con lo más tonto del mundo, el anuncio del Ikea, y es que es mi aspiración no secreta. Se que soy una "ñoña" a lo mejor, pero el anuncio describe muy bien, la ilusión, los miedos y la emoción que implica comenzar una vida en común, hacerle un hueco a tu pareja en tu vida y compartir la cama y el armario.

Yo he vivido esa situación, ese comienzo, y lo recuerdo como algo muy bonito y feliz, con sus pequeños miedos y dudas, porque realmente una pareja se "testea" levantandose y acostandose cada día juntos, pero cualquier pequeño miedo se ve superado por la ilusión que supone empezar una vida en común con la persona que quieres.

En fin algún día aparecera mi "compañero de vida" y volveré a experimentar de nuevo esa ilusión, mientrs tanto os dejo el anuncio, por si alguna no lo ha visto.

Xo Xo (Ñoñi Girl)

E.M.

miércoles, 27 de enero de 2010

La Ley de Murphy del Mercado de la Carne

Un hombre treintañero muy cercano a mí me dijo el otro día que a "ellos" (refiriéndose, claro está a los miembros del género masculino que el trata habitualmente, porque no creo que se atreviera a alzarse en portavoz de todos los hombres) a veces les gusta sentir que todavía pueden estar en "el mercado", independientemente de que no quieran buscar nada con nadie, pero saber que pueden seguir gustando a las mujeres.
Al principio me pareció un comentario absurdo y propio de alguien inseguro, poco cualificado en algunos aspectos personales y que necesita compensar sus carencias en otras cosas más importantes con la certeza de que puede tener éxito con las mujeres. Pero luego me miré a mí misma y pensé que, realmente, a mí también me gusta sentir que puedo ser "comprable" en ese mercado, pasen los años que pasen y sea cual sea mi situación.
Me encanta esa expresión de "El Mercado" porque creo que hace alusión sobre todo al "mercado de la carne" (aunque también al "mercado de los sentimientos" pero más bien lo primero) y eso me inspira imágenes de juerga, cachondeo y desenfreno.
En el fondo, cuando estamos solteros es cierto que somos algo así como un producto y si no sabemos vendernos, sacarnos partido, crear una atracción hacia el potencial consumidor, tal vez nunca seamos adquiridos.
En las relaciones interpersonales, a priori, pocas personas se detienen a examinar las características y cualidades de quien tiene de frente, más aún en estos tiempos en que todo sucede mucho más deprisa y somos, por lo general, bastante más egoístas e impacientes. Para más inri, normalmente hay cientos de "productos" solteros que se venden bastante bien y son un auténtico "spam" callejero contra el que es difícil competir a la hora de atraer la atención de los potenciales clientes. La imagen puede ser sólo eso, imagen, pero los humanos -salvo excepciones- nos guiamos en primer lugar por la vista y está claro que el reclamo inicial tiene que ir dirigido a los ojos.
Así que ya no solamente cuenta tener unas calidades de lujo, sino hacerles ver a los demás que esas calidades están ahí e incluso magnificarlas un poquito sin llegar a caer en la publicidad engañosa.
Estar en el mercado es divertido porque te entretienes cuando interactúas y examinas la oferta. Hay rachas en que no hay nada que se pueda aprovechar y rachas en que la relación calidad humana/precio a pagar es equilibrada; también hay rachas en que uno/a está más demandado/a y tienes que decidir qué oferta te interesa más, con cuál te quedas o tratar de conservarlas todas para irlas testando y rechazando subsidiariamente una tras otra.
Un hecho innegable es que existe una especie de Ley de Murphy del Mercado de la Carne, según la cual, cuando estás oficialmente "fuera del mercado" (es decir, oficialmente no soltero/a), la demanda por tu persona se multiplica inexplicablemente.
La ley podría enunciarse así:
"Soltero, mojas cero; con pareja, nadie te deja".
Todos lo hemos comprobado, en cuanto te amoldas y estás feliz con tu nuevo producto y tu producto lo está contigo, de repente empiezan a salir nuevas ofertas hasta de debajo de las piedras.
"Pero a ver: si yo estaba ahí hace dos días en la vitrina de cárnicos del "Merca-Donna" (el hipermercado de mujeres, vamos) y siempre pasabas de mí para irte a la pescadilla congelada ignorando mi frescura y lozanía, ¿me vas a decir que te quedaste con ganas de probar cuarto y mitad de muslo? Pues se siente, ahora estoy en una nevera nueva."
O lo que es peor: "Ups, resulta que me he quedado con esto, que me encanta, pero me han salido dos ofertas nuevas y mejores y para colmo, ¡una es una bicoca!"
Entonces es cuando hay que entrar a valorar lo que el producto adquirido nos aporta más allá de la publicidad con que nos dejamos seducir para obtenerlo y si las nuevas ofertas realmente son tanto como parecen.
Ojo, porque en el mercado de la carne también hay productos que no están a la venta realmente, que se introducen de incógnito para estar "al día" de las últimas novedades y beneficiarse de tantos consumidores como puedan creando la falsa ilusión de propiedad al adquirente inicial. Dichos productos se ofrecen como "en venta" a pesar de no estarlo, creando desconcierto en algunos consumidores que desean adquirirlo y no meramente disfrutarlo y, desafortunadamente, en ese mercado no hay hoja de reclamaciones.
Saber que nuestro producto sigue gustando a pesar de estar ya fuera de mercado, gusta. Y pienso que si bien cada uno es libre de decidir si salir definitivamente o no del mercado, una vez "fuera" es recomendable tratar de conservar las mismas prestaciones y continuar cumpliendo nuestros estándares de calidad iniciales e incluso mejorarlos. Así nuestro adquirente no solamente quedará plenamente satisfecho de su adquisición sino que tampoco querrá cambiarnos por otro producto similar. Y así también nosotros debemos exigirlo en los productos que adquiramos y saquemos del mercado.
Puesto que podemos regresar en cualquier momento a los expositores, incluso en contra de nuestros deseos, no bajemos la guardia.
Suerte a quienes están de lleno aún en las compras y, si estais a gusto, no salgais de ahí.
Y recordad: lo barato sale caro.

A.L.